Patatera

Disfruta de la comida española

Categoría: Platos

Platos

Los cocineros españoles más prestigiosos

Los cocineros españoles más prestigiosos

Conoce a los cocineros más prestigiosos de España y donde puedes tener el placer de probar sus deliciosas recetas.
Te garantizo que de verdad merecen la pena.  Así no lo dudes e infórmate para que puedes de verdad conocer lo mejor de la cocina española.

Los cocineros

Joan, Josep y Jordi Roca

Tres hermanos que han revolucionado el mundo de la cocina española. Su restaurante, El Celler de Can Roca, ha sido nombrado el mejor restaurante del mundo. Cocina de vanguardia basada en cocina tradicional catalana, un estilo libre con el uso de nuevas técnicas moleculares. Debido a su fama mundial, sus mesas deben reservarse con un año de antelación.

Juan Mari y Elena Arzak

Tres estrellas Michelin avalan al restaurante Arzak. Juan Mari Arzak acuñó el término de nueva cocina española, convirtiéndose en su abanderado y máximo representante durante muchos años. Es referente en la gastronomía española gracias a la continua investigación culinaria. Ha sido designado como Caballero de la Orden de las Artes y de las Letras del Ministerio de Cultura Francés en 1993.

Martín Berasategui

Reconocido en toda Europa por mostrar las delicias de la cocina vasca. Cocina de autor y productos de la temporada son los baluartes de las creaciones de este chef con tres estrellas Michelin.  Su restaurante Lasarte tiene el sello inconfundible de su cocina. A Martín Berasategui le enorgullece haber recibido el Tambor de Oro, la máxima distinción que otorga la ciudad de San Sebastián.

Ferrán Adriá

Conocido como el mejor chef del mundo según el New York Times, gurú de la gastronomía molecular, investigador gastronómico, creativo y curioso. El cocinero ha revolucionado la cocina con deconstrucciones, esferificaciones, espumas y nitrógeno líquido, y abrió al mundo la gastronomía española. Ha sido elegido como una de las personas más influyentes e innovadoras del mundo.

Pedro Subijana

Regenta el restaurante Akelarre en San Sebastián. Muy laureado por sus pescados y mariscos y por su forma de interpretar la cocina vasca, con platos sencillos llenos de sabor y con su sello personal. Cultiva sus propias hierbas aromáticas y sus restaurante tiene su propio departamento de investigación y desarrollo.

Karlos Arguiñano

Quizás muchos no lo incluirían en una lista de los mejores cocineros españoles, pero es uno de los más famosos del mundo gracias en parte a sus apariciones en televisión. Su estilo fresco, desenfadado y sus recetas sencillas y prácticas lo convierten en uno de los cocineros más queridos por los españoles.

José Andrés

Este cocinero español residente en Estados Unidos ha sido incluido en la lista de los 100 personajes más influyentes del mundo según la revista Time. Ha revolucionado la gastronomía americana incluyendo el concepto “tapa”, tan arraigado en la cocina española.

Ángel León

Es conocido como el chef del mar, por su pasión y tratamiento de mariscos, pescados y otros elementos marinos. Regenta un restaurante en su ciudad natal, Cádiz, el Aponiente. Nos gusta por el aprecio que da a productos del mar que en principio, no parece que puedan convertirse en platos estrella.

Quique Dacosta

Su restaurante lleva su nombre y ofrece cocina marinera local. Ha creado una nueva cocina valenciana mezclando estilos. Uno de los referentes de la cocina mundial muy atraído por las cocinas del mundo. Ha escrito un libro sobre el arroz con un enfoque muy personal, como el de su cocina.

Carme Ruscalleda

La única mujer en el mundo que posee siete estrellas Michelin. Su cocina está fundamentada en la tradición cocina catalana, pero dando siempre un toque de modernidad. Actualmente, está muy interesada en la cocina japonesa por sus frecuentes viajes a sus restaurante en Japón Sant Pau (lleva el mismo nombre que su restaurante del Sant Pol de Mar). Muy preocupada por crear una cocina saludable  a la vez que creativa.

 

La auténtica paella valenciana

Ingredientes para 12 personas

  • 1 kilo y medio de arroz bomba, 1 pollo, 1/2 conejo, 1/2 kilo de “bachoqueta” (judia verde plana), 1/2 kilo de “garrofó” (alubia grande y plana). Opcionalmente, 6 alchachofas y 1/2 kilo de caracoles. Aceite, sal, pimentón, tomate triturado, azafrán y unas ramitas de romero.

Cómo hacer paella valenciana

Toda paella que se precie comienza por un buen sofrito. En una paella cuanto más grande mejor, se sofríe en abundante aceite el pollo, el conejo, las judías, las alcachofas y los caracoles (la que veis en la foto no tiene garrofó porque no es temporada y el congelado no es igual), sazonando con un poco de sal y pimentón hacia el final. Cuando esté bien dorado se añade el tomate triturado y se rehoga.

Con el sofrito listo se debe de añadir el agua. Las proporciones dependen mucho del fuego, del calor que haga, del grado de humedad y de lo grande que sea la paella, pero para comenzar, una buena proporción es la de añadir tres veces el volumen de agua que de arroz, aunque es la experiencia la que os hará ajustar y perfeccionar estas cantidades, que acabaréis haciendo a ojo, como hicieron la tía y la madre de mi novia, que eran las encargadas de esta paella (a pesar de que la tradición marca que sea el hombre de la casa el que la prepare).

La auténtica paella valenciana

Echamos ahora algunos troncos más al fuego para que suba de potencia y se haga bien el caldo durante 25 o 30 minutos. Es un buen momento de echar el azafrán o, en su defecto, el sazonador de paella (el más popular es “el paellador), que lleva sal, ajo, colorante y un poco de azafrán.

Luego añadimos el arroz “en caballete” (en diagonal) y lo distribuimos por la paella. Cocemos entre 17 y 20 minutos, aunque aquí el tiempo lo marca de nuevo el grano de arroz y la potencia del fuego, que debemos ir dejando consumirse. Tiene que quedar completamente seco y suelto. Mi recomendación para los primerizos es que tengáis un cazo con agua hirviendo al lado, por si hay que añadir agua. A mitad cocción también podemos poner unas ramitas de romero, que retiraremos antes de servir.

Por último, conviene dejar la paella reposar unos minutos tapada con un gran paño o papel de periódico –no es bueno porque con la humedad se puede liberar algo de tinta, pero toda la vida lo he visto usar– antes de servirla y recibir el aplauso de los presentos.

Degustación

Ya me gustaría a mi que me saliera la paella valenciana tradicional tan buena como a mi suegra. Esta que veis en las fotos estaba de infarto, con sus “socarraet” y todo (el arroz quemado del fondo), bien secundada por la buena compañía, una cervecita y previo baño en la piscina. Y es que no hay nada como un domingo con paella.

Pimientos rellenos con crema de tortilla

Elaboración

Pimientos rellenos con crema de tortilla
Para preparar la salsa de perejil, pela y pica los dientes de ajo y ponlos a dorar en una sartén con un chorrito de aceite. Añade 2 cucharaditas de harina y cocínala un poco. Vierte el vino blanco, mezcla y deja que se evapore. Pon las hojas de perejil en un vaso batidor. Cubre con agua y tritura con la batidora eléctrica. Cuela e incorpora poco a poco a la sartén, sin dejar de remover con la varilla.
Sazona, liga y reserva. Sazona los pimientos del piquillo y añádeles azúcar en la misma medida, para quitar la acidez. Ponlos en una placa para horno untada con una gotita de aceite. Hornea a 180ºC durante 8-10 minutos. Reserva.
Pela y pica la cebolla y ponla a pochar en una sartén con abundante aceite. Cuando esté dorada, pica el pimiento verde y añádelo. Pela y pica las patatas y agrégalas. Sazona y deja pochar. Escurre el aceite en un cuenco y reserva la sartén. Casca 3 huevos en un bol, sazona y bátelos. Incorpora la patata escurrida. Mezcla y cocina una tortilla en la sartén. Retira la tortilla a un bol y tritúrala con la batidora eléctrica. Pon la masa en una manga pastelera y rellena los pimientos.
Caliéntalos en el horno durante 2 minutos. Abrillanta los pimientos con el jugo que han desprendido en el horno.
Pon un poco de salsa de perejil en el fondo de cada plato y coloca encima 3 pimientos rellenos. Decora con una ramita de perejil.

Consejo

Cocinar con vino no tiene porqué suponer un problema para los niños, ya que el alcohol se evapora al hervirlo. Para dar color más oscuro a las salsas, cambia el vino blanco por el tinto.
Este es un plato de gran valor nutricional y fácil de masticar especialmente recomendado para las personas a las que les faltan piezas dentales, personas mayores o para quienes llevan aparatos correctores de ortodoncia y, por lo tanto, tienen dificultosa masticación.
Todos conocemos el valor nutricional del huevo. La ingesta diaria de un huevo aporta gran cantidad de nutrientes necesarios para estar sanos.
El huevo tiene colesterol, pero también tiene otras sustancias que nos protegen de ese colesterol: sus grasas insaturadas, el zinc, el selenio, las vitaminas A y E, la Vitamina B, la lecitina… Y todas estas sustancias nos protegen de las enfermedades cardiovasculares.
Podemos ingerir un huevo diario sin que esto suponga ningún riesgo cardiovascular para las personas sanas, siendo aconsejable en situaciones en las que el organismo tiene un desgaste extra, como es en el caso de los niños en crecimiento, gestación, lactancia y en las personas mayores para mantener la masa muscular.
El huevo aporta a estas personas proteínas de alto valor nutricional, con todos los aminoácidos esenciales y además son proteínas de fácil digestión.
El pimiento aporta minerales como el potasio, favoreciendo la diuresis y evitando la retención de líquidos. Esto lo hace muy interesante para los hipertensos y quienes tienen ácido úrico elevado en sangre.
Además tiene una gran cantidad de antioxidantes. Y su contenido en fibra contribuye a mantener sano el intestino, facilitando el tránsito intestinal y evitando el estreñimiento.
Para que el menú sea equilibrado, tomaremos de primero un puré de verduras a base de puerro, zanahoria, calabacín y patata; y de postre un batido de frutas.

© 2017 Patatera

Tema por Anders NorenArriba ↑