Patatera

Disfruta de la comida española

Categoría: Ingredientes

Ingredientes

Aceite de oliva español

El aceite de oliva es la esencia de la cocina española. Su olor, sabor y textura lo hacen imprescindible en cualquier mesa. España es el mayor productor mundial de aceite de oliva virgen extra y su calidad la certifica la existencia de 29 Denominaciones de Origen Protegidas.

Cada año, el aceite «Made in Spain» obtiene los mejores puestos en los ranking de los más prestigiosos concursos. Un ejemplo de ello es el World’s Best Olive Oil que ha hecho pública su lista de los 50 mejores aceites de oliva del mundo 2016 en la que figuran 37 aceites españoles.

La lista está elaborada a partir de los resultados de los mejores catorce concursos de aceites virgen extra, aunque, como en todo listado, siempre se quedan fuera excelentes productos como pueden ser en este caso los aceites de Castillo de Canena, Marqués de Griñón, Abbae de Queiles o Aubocassa.

Los diez ganadores

MuelOliva SL
MuelOliva SL

La lista está encabezada por el Aceite de Oliva virgen extra Venta del Barón, de la empresa MuelOliva SL afincada en la Subbética Cordobesa, en el corazón de Andalucía. Cuenta con un sistema único y exclusivo que permite la extracción del aceite sin la aportación de calor o agua al proceso. Consiguiendo mantener todos y cada uno de los atributos del aceite.

Parqueoliva Serie Oro
Parqueoliva Serie Oro

En segundo puesto ha sido para Parqueoliva Serie Oro del productor Almazaras de la Subbética que se caracteriza por ser -en la fase olfativa- frutado verde de intensidad media y en la gustativa dulce de entrada, almendrado verde, amargo y picante de intensidad media.

Morellana
Morellana

La medalla de bronce ha sido para el aceite Morellana de la empresa Sucesores de Hermanos López S.A. Es una producción limitada de 8.000 botellas y latas anuales, obtenido por extracción en frío con la mejor selección de aceitunas Picudo del paraje, Parque Natural de las Sierras Subbeticas.

Rincón de la Subbética - Hojiblanco
Rincón de la Subbética – Hojiblanco

En cuarto y quinto lugar aparecen el aceite de oliva de la marca Rincón de la Subbética – Hojiblanco de la productora Almazaras de la Subbética que se caracteriza en su fase olfativa por ser frutado verde muy intenso con multitud de matices mientras que en la boca, de entrada dulce, almendrado verde, amargo y picante de intensidad media.

Bravoleum Picual
Bravoleum Picual

En quinto lugar Bravoleum Picual de Explotaciones Jame SL. aceite que resulta perfecto para su consumo en crudo y para maridad con otros alimentos ya que resulta un excelente potenciador de sabor realzando todos los matices del plato.

En sexto lugar figura el primer aceite no español, se trata del italiano de la marca Ca Rainene Trefort del productor Arizona. Agr. Paolo Bonomelli.

En el séptimo y octavo puesto Finca la Torre Selección-Hojiblanco de Aceites finca La Torre SLU y El Empiedro de la productora SCA Olivarera La Purísima respectivamente.

Cierran el ranking de los diez primeros los también españoles Oro Bailén Reserva Familiar Picual de Galgon 99 SL y Vieiru Orgánica DOP Gata-Hurdes del productor Como Almazara Pontis

Aprende a elegir una buena pata de jamón

1. LA CALA

Es la prueba definitiva para acreditar la calidad de un jamón ibérico. En las fábricas, antes de sacarlo a la venta, el calador hace tres incisiones en las articulaciones del jamón con una aguja muy fina y afilada, llamada cala, que suele ser de hueso de tibia de caballo o de vaca. Al extraerla, si el jamón ibérico está en su punto deberá desprender un olor agradable, intenso y penetrante.

2. ASPECTO

Antes del corte hay que observar el aspecto exterior del jamón: su forma, su pezuña, el color de la grasa externa… También se comprueba su dureza, que marca el punto de curación.

3. EL PESO

El óptimo de un buen jamón está entre 6 y 8 kilos.

4. LA PEZUÑA

Suele ser de color negro, aunque a veces puede presentar manchas blanquecinas.

5. LA CAÑA

La parte que sigue a la pezuña. Ha de ser fina. A menor grosor mayor pureza del animal.

6. VITOLA

Es la etiqueta que rodea la caña, con la marca del elaborador del jamón. Permite identificar al fabricante y su zona de origen.

7. CORTE EN V

El hueso pelviano o «violín» serrado a ras de jamón en su parte opuesta debe tener la piel cortada en V.

8. LA GRASA

Ha de ser blanda, de color amarillento en el exterior debido a los procesos oxidativos de maduración, y debe ceder bajo la presión del dedo.

9. VETEADO

La grasa que hay entre las fibras musculares proporciona el veteado, que debe verse claramente al cortarse el jamón. Es una característica que sólo se da en el cerdo ibérico. Debe distinguirse sobre todo en la maza y en la punta de la cadera.

10. OLOR

Equilibrado e intenso. Al ir cortando el jamón se liberan aromas ya que las grasas insaturadas tienen en el ibérico de bellota un punto de fusión muy bajo.

11. BRILLO

Algunos ácidos grasos del jamón ibérico se funden a una temperatura en torno a los 22 grados, proporcionando ese brillo tan característico que no hay en otros jamones. Al cortarlo, la superficie debe presentar un aspecto brillante, sobre todo en las zonas más profundas.

12. TEMPERATURA DE CONSUMO

Para disfrutar al máximo de un buen jamón, la temperatura de consumo debe estar entre 20 y 25 grados.

13. GUSTO

Es el conjunto de sabor y aroma. Dulce, salado, ácido, amargo y umami. En la nariz, matices y sensaciones variados.

14. JUGOSIDAD

La sensación que se produce al entrar el jamón en contacto con la lengua, el paladar, la mucosa y los jugos bucales. Al masticarlo el jamón libera su jugo, que en combinación con la sal ejerce un efecto estimulante sobre el flujo salivar. Esta jugosidad se debe a la grasa infiltrada.

15. EL CORTE

Debe combinar tocino y magro para obtener el máximo sabor. Se debe servir mezclando lonchas de diferentes partes para poder degustar los diferentes sabores. De un jamón de 6 o 7 kilos de peso se obtienen entre 40 y 50 raciones.

© 2017 Patatera

Tema por Anders NorenArriba ↑