Patatera

Disfruta de la comida española

Autor: Marco Espina

Los cocineros españoles más prestigiosos

Conoce a los cocineros más prestigiosos de España y donde puedes tener el placer de probar sus deliciosas recetas.

Te garantizo que de verdad merecen la pena.  Así no lo dudes e infórmate para que puedes de verdad conocer lo mejor de la cocina española.

Los cocineros

  1. Joan, Josep y Jordi Roca. Tres hermanos que han revolucionado el mundo de la cocina española. Su restaurante, El Celler de Can Roca, ha sido nombrado el mejor restaurante del mundo. Cocina de vanguardia basada en cocina tradicional catalana, un estilo libre con el uso de nuevas técnicas moleculares. Debido a su fama mundial, sus mesas deben reservarse con un año de antelación.
  2. Juan Mari y Elena Arzak. Tres estrellas Michelin avalan al restaurante Arzak. Juan Mari Arzak acuñó el término de nueva cocina española, convirtiéndose en su abanderado y máximo representante durante muchos años. Es referente en la gastronomía española gracias a la continua investigación culinaria. Ha sido designado como Caballero de la Orden de las Artes y de las Letras del Ministerio de Cultura Francés en 1993.
  3. Martín Berasategui. Reconocido en toda Europa por mostrar las delicias de la cocina vasca. Cocina de autor y productos de la temporada son los baluartes de las creaciones de este chef con tres estrellas Michelin.  Su restaurante Lasarte tiene el sello inconfundible de su cocina. A Martín Berasategui le enorgullece haber recibido el Tambor de Oro, la máxima distinción que otorga la ciudad de San Sebastián.
  4. Ferrán Adriá. Conocido como el mejor chef del mundo según el New York Times, gurú de la gastronomía molecular, investigador gastronómico, creativo y curioso. El cocinero ha revolucionado la cocina con deconstrucciones, esferificaciones, espumas y nitrógeno líquido, y abrió al mundo la gastronomía española. Ha sido elegido como una de las personas más influyentes e innovadoras del mundo.
  5. Pedro Subijana. Regenta el restaurante Akelarre en San Sebastián. Muy laureado por sus pescados y mariscos y por su forma de interpretar la cocina vasca, con platos sencillos llenos de sabor y con su sello personal. Cultiva sus propias hierbas aromáticas y sus restaurante tiene su propio departamento de investigación y desarrollo.
  6. Karlos Arguiñano. Quizás muchos no lo incluirían en una lista de los mejores cocineros españoles, pero es uno de los más famosos del mundo gracias en parte a sus apariciones en televisión. Su estilo fresco, desenfadado y sus recetas sencillas y prácticas lo convierten en uno de los cocineros más queridos por los españoles.
  7. José Andrés. Este cocinero español residente en Estados Unidos ha sido incluido en la lista de los 100 personajes más influyentes del mundo según la revista Time. Ha revolucionado la gastronomía americana incluyendo el concepto “tapa”, tan arraigado en la cocina española.
  8. Ángel León. Es conocido como el chef del mar, por su pasión y tratamiento de mariscos, pescados y otros elementos marinos. Regenta un restaurante en su ciudad natal, Cádiz, el Aponiente. Nos gusta por el aprecio que da a productos del mar que en principio, no parece que puedan convertirse en platos estrella.
  9. Quique Dacosta. Su restaurante lleva su nombre y ofrece cocina marinera local. Ha creado una nueva cocina valenciana mezclando estilos. Uno de los referentes de la cocina mundial muy atraído por las cocinas del mundo. Ha escrito un libro sobre el arroz con un enfoque muy personal, como el de su cocina.
  10. Carme Ruscalleda. La única mujer en el mundo que posee siete estrellas Michelin. Su cocina está fundamentada en la tradición cocina catalana, pero dando siempre un toque de modernidad. Actualmente, está muy interesada en la cocina japonesa por sus frecuentes viajes a sus restaurante en Japón Sant Pau (lleva el mismo nombre que su restaurante del Sant Pol de Mar). Muy preocupada por crear una cocina saludable  a la vez que creativa.

 

Aprende la receta de la auténtica tortilla de patatas española

La tortilla española es un ejemplo perfecto de una receta sencilla de hacer, que transforma un par de ingredientes básicos en un plato excelente. A primera vista, esta sencilla receta frita debería presentar menos problemas que la versión clásica francesa. Pero eso no significa que todas las abuelas españolas bailen al mismo ritmo flamenco cuando se trata de su tortilla especial de patatas. Además, si necesitas utensilios para hacer esta receta te aconsejo que aproveches los descuentos que te ofrece esta plataforma online.

Aquí te dejo una receta muy recomendable para cocinar la tortilla española, sin embargo puedes echar un vistazo a libros de recetas que puedes encontrar con descuento en este site.

Ingredientes

  • 300ml de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana, finamente cortada
  • 600g de patatas cerosas como Jersey Royals o Charlottes, peladas, cortadas a la mitad y cortadas en rodajas finas (como patatas fritas gruesas)
  • 6 huevos medianos, batidos
  • Sal y pimienta
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1. Calienta el aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio, agrega la cebolla y cocina suavemente durante 20 minutos hasta que esté suave y marrón. Enjuague las rodajas de patata con agua fría y séquela. Añade la patata a la sartén – si parece superpoblado, puede cocinar en un par de lotes. Cocine hasta que las verduras estén tiernas y en el punto de desmoronarse, luego drene bien, manteniendo el aceite para su próxima tortilla.

2. Agrega la patata y la cebolla a los huevos batidos, sazona bien y deja reposar durante 10 minutos o más, si prefieres un sabor de cebolla más fuerte.

3. Coloca una cacerola más pequeña (unos 22 cm) a fuego medio y agrega el aceite de oliva virgen extra. Da una vuelta a la tortilla, y entonces, cuando esté caliente, agrega la mezcla – debes llenar casi la cacerola. Cocina hasta que se aleje del borde de la sartén, y se ve alrededor de dos tercios.

4. Coloca una placa, o una tapa de cazo, sobre la cacerola, e invierte para que la tortilla se vuelque sobre la placa. Deslícela de nuevo, inclinando cualquier huevo líquido con él. Cocine hasta que sea elástico al tacto: tenga cuidado de no cocinarlo en exceso: debe estar húmedo en el medio, incluso si prefiere cocinado completamente.

¿Eres un hater de la cebolla o un aficionado de ella cuando se trata de hacer tortillas españolas? Si no has probado aún una auténtica tortilla, te aconsejo que eches un vistazo a las ofertas de restaurantes aquí o bien, si prefieres hacerla en tu casa, pide los ingredientes necesarios a domicilio con códigos descuento.

7 tipos de queso español que tienes que conoce

Tantos deliciosos quesos españoles para probar!

Hay pocas cosas que me gustan más que un gran plato de queso, sobre todo si esa placa se llena arriba con queso español. España no puede ser tan famoso como su vecino del norte en el mundo del queso, pero que es, sin duda debido a la falta de comercialización y no una falta de espectacular queso!

De cremosa leche cruda de vaca Arzúa a las mezclas de edad afilados de leche de oveja curado en el Manchego , queso español recorre toda la gama de textura y sabor.

Tradiciones queseras españolas se remontan a miles de años. Los quesos ahumados de Cantabria, en el norte de España, por ejemplo, se negociaron en Roma en los primeros siglos de la era moderna, cuando España estaba bajo el dominio romano. Por la 13 ª siglo, la palabra de queso español había extendido hacia el norte a Gran Bretaña, donde los comerciantes sacaron en montones de queso Mahón desde la isla de Menorca.

Hoy en día más de treinta regiones la producción de queso regulada calidad-tejen en todo el país, desde las cuevas de queso azul del norte de España a los quesos a la parrilla con humo de las Islas Canarias. Estas regiones están protegidas por la denominación de los controles de origen, que regulan cada aspecto de la producción- de la que colinas animales pueden pastar en, a la forma húmeda de la sala de curación (o cueva!) Pueden ser.

Las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) constituyen el sistema utilizado en nuestro país para el reconocimiento de una calidad diferenciada, consecuencia de características propias y diferenciales, debidas al medio geográfico en el que se producen las materias primas, se elaboran los productos, y a la influencia del factor humano que participa en las mismas.

Se puede ver una lista de los productos DOP de cualquier categoría en la española web del Departamento de Agricultura !

¿Hay realmente algo mejor que un plato de queso?

quesos españoles se pueden dividir en tres clases principales:

  • Fresco:  queso fresco que no ha sido curado o edad
  • Curado Semi:  semi-curado queso que ha sido envejecido durante dos o tres meses
  • Curado:  queso curado que ha sido curado por más de 4 meses

Casi la mitad  de los más de  9 kilos de queso se consume por habitante y año en España es fresco o semi curado . Sin embargo, muchos de los quesos más apreciados son los ancianos y los intensos Curados Quesos.

De los más de 150 diferentes tipos de quesos elaborados en España, estos son los quesos españoles Me gustaría que a mi nevera nunca le faltara:

ARZÚA- ULLOA

De dónde viene:  Este queso amarillo pálido proviene de esquina noroeste de España en la región de Galicia . Esta región de lluvias es famoso por su ganado, criados para la carne de vacuno y queso, que pastan a través de sus brillantes verdes colinas. Las vacas particulares que producen la leche para Arzúa pastan a lo largo de las orillas del río para Ulloa cerca de la ciudad de La Coruña.

Cómo se hace:  El suave y cremosa Arzúa-Ulloa se produce a partir de leche cruda o pasteurizada de vaca y se cura durante un mínimo de seis días.

¿Por qué es especial: Mientras Arzúa-Ulloa no es el más famoso tipo de queso gallego (que va al título en forma provocativa queso de tetilla , que está en la forma de un seno), es en mi opinión el más delicioso. Arzúa es increíblemente cremosa y rica. Hay pocos más deliciosos postres en todo el país que una gruesa pieza de pan de pueblo abundante cubierto con una gran porción de queso de Arzúa y una capa generosa de, dulce de color rojo oscuro membrillo (dulce de membrillo).

CABRALES

De dónde viene : La zona norte de España, cerca de la Bahía de Vizcaya.

Cómo se hace: La leche para esta fuerte queso azul proviene de vacas, cabras y ovejas que han pastado únicamente en los Picos de Europa.

Queso Cabrales se puede hacer exclusivamente con leche cruda de vaca, pero la mejor y más tradicional se mezcla con leche cruda de cabra y leche de oveja también. Una vez que se forman las ruedas de queso se curan durante 2 a 4 meses en cuevas de las montañas húmedas a lo largo de los Picos de Europa.

¿Por qué es especial: El secreto de Cabrales está en las cuevas. Estos escondites queso montañosas son oasis de la penicilina, un molde de color verde azulado que da Cabrales su toque picante. Este queso fuerte es diferente a cualquier otro producido en España y fue, de hecho, nombrado el mejor queso de España en 2013.

MANCHEGO CURADO

De dónde viene: las áridas llanuras de la Mancha que cubren el centro de España.

Cómo se hace : se produce el queso Manchego, por supuesto, por la oveja manchega. La raza autóctona de ovejas se encuentra casi en su totalidad en la región central española de la Mancha.

Después de las ruedas de queso se forman y se prensan, que se sumergen en agua salada un mínimo de cinco horas y hasta tanto como dos días. El queso se añeja por un mínimo de 60 días y un máximo de 2 años.

¿Por qué es especial: Se cree que el queso similar a la de hoy en día Manchego se ha producido en esta región de la misma raza de ovejas desde la Edad de Bronce . Miles de años más tarde, Manchego se ha convertido sin duda el más famoso queso español tanto dentro del país como en el extranjero.

Manchego varía enormemente en sabor y textura dependiendo de cuánto tiempo se ha envejecido, a partir de un salado y suave semi curado a un cristalizada y picante curado . A menudo se sirve durante todo por su solitario en triángulos finos, permitiendo que el sabor puro de este queso pisos para brillar.

MAHÓN

De dónde viene : Menorca, la segunda más grande de las Islas Baleares se encuentra entre la costa valenciana de España y la isla italiana de Cerdeña.

Cómo se hace: artesanal Mahón se hace a partir de leche cruda de vaca. La cuajada se forma en una plaza con un paño de algodón especial llamado fogasser . Industrialmente produjo Mahón a menudo se pasteuriza y se conforma en su forma cuadrada clásico utilizando moldes industriales.

Mahón viene en tres niveles de maduración:

  • Tierno:  suave y mantecoso y se ha curado de 21 a 60 días
  • Curado semi:  el tipo más popular de Mahón con su característica corteza de naranja, que ha sido curado de 2 a 5 meses
  • Curado:  el más fuerte, más intenso de los tres tipos, que ha sido curado durante al menos 8 meses

¿Por qué es especial: Mahón es uno de los quesos de leche el único puramente de vaca realizadas fuera del norte de España. Los vientos mediterráneos salados dan al queso un muy ligero sabor del mar. Mahón es extremadamente popular entre los cocineros españoles, que lo utilizan con todo, desde el llenado canelones de verduras topping.

HERREÑO

De dónde viene:  La isla canaria de El Hierro, la isla más occidental del archipiélago del Atlántico.

Cómo se hace : Queso Herreño está hecho casi en su totalidad de la leche de cabra con una pizca de la leche de oveja y vaca (un 15 por ciento combinado). Las ruedas de queso se fuman más de la madera de los árboles de higo y los troncos de nopal.

¿Por qué es especial: Herreño pone todos los otros quesos a la parrilla a la vergüenza. Este queso blando forma una costra celeste cuando se presiona en una plancha caliente, dejando el centro sueños melty. Liberalmente rociados con miel de la zona palmera canaria y usted tiene un plato que es adictivo positivamente.

TORTA DEL CASAR

De dónde viene: Cáceres , una ciudad Patrimonio de la Humanidad en la región suroeste de Extremadura, no lejos de la frontera con Portugal.

Cómo se hace:  Tortas de Casar se produce a partir de leche cruda de ovejas Merino y entrefino. Curiosamente, la coagulación se produce mediante los coagulantes naturales que se encuentran en las flores púrpuras espinosas de cardos cardo. El queso se cura durante un mínimo de dos meses.

¿Por qué es especial : el nombre de la Torta de Casar lo dice todo. Casar se refiere a Cáceres, la ciudad donde se hace el queso. Torta significa pequeño pastel, en referencia a la forma de la torta-como caído del queso. Esta característica de bordes redondeados forma es gracias a las flores de cardo, que son un coagulante muy ligero y no dan el queso de corteza muy firme. Como las edades de queso las depresiones de la corteza y rondas bajo el peso de la bondad cremosa dentro.

Torta del Casar, que fue nombrado uno de los 24 mejores quesos en el planeta por la revista Traveler, puede ser el queso más divertido de toda España para comer. En lugar de cortar en triángulos como es típico en la mayoría de los quesos españoles, se corta la corteza superior fuera de toda la pequeña rueda de la creación de lo que parecen ser una olla de queso. Sumergirse en el cuchillo y difundir la exquisitez en el pan o saltar con una cuchara!

IDIAZABAL

De dónde viene : Las provincias del norte de Navarra y el País Vasco, al sur de la frontera francesa.

Cómo se hace : Queso Idiazabal se hace de la leche cruda, sin pasteurizar de latxa y carranzana ovejas. Se cura por un mínimo de dos meses y, a menudo dura entre cuatro y ocho meses. La mayoría de Idiazabal está ligeramente ahumada, añadiendo a su suave sabor a nuez.

¿Por qué es especial: Idiazabal es uno de los go-to quesos. Que no domina una comida ni necesita ningún acompañamientos. Me encanta tener Idiazabal en la mano para comer solos como aperitivo o, especialmente con Idiazabal curado , para rallar sobre la pasta o verduras. Idiazabal también va perfectamente con una gruesa hecha en casa propagación de membrillo , dulce de membrillo rojo.

Coca de almendra mallorquina

El dulce que se incluye en vuestro recetario Hoy Cocinas Tú, es un postre tradicional que comparte con nosotros el autor del blog Cocinando con Manu CatMan, es el Gató o Coca de almendra mallorquina que se acompaña con un helado de almendra, menuda delicia ¿verdad?

La receta está adecuada a la Thermomix, veréis que la elaboración de la receta de Gató es muy sencilla, incluso el helado que acompañará esta Coca de almendra mallorquina, Manu la hace con Thermomix. ¿Os animáis a probarlo?

Ingredientes

Para la coca

9 huevos, 250 gramos de azúcar, 250 gramos de almendras, la corteza de un limón rallada, 1 cucharadita de canela.

Para el helado de almendra

200 gramos de azúcar, 1 trozo de piel de limón, 200 gramos de almendra cruda sin piel, 200 gramos de leche evaporada (también se puede hacer con nata o leche), 100 gramos de leche en polvo, 1 kilo de cubitos de hielo.

Elaboración

Para hacer la coca de almendra o gató en Thermomix, rallas las almendras en el vaso junto con la piel del limón, programar 45 segundos, velocidad 5-8, sacar y reservar.

Montar las claras con las barillas en un bol grande, añadiendo unas gotas de limón para que no se bajen mientras preparamos la crema siguiente. También las puedes montar con Thermomix programando 9 minutos velocidad 3’5 y temperatura 37º C y luego repetir el proceso pero sin temperatura.

Con la mariposa en las cuchillas, añade las yemas y programa 9 minutos, 37º C, velocidad a 3’5. Una vez finalizado, volver a programar 9 minutos, sin temperatura, velocidad 3’5, e ir añadiendo el azúcar poco a poco por el bocal, seguidamente, las almendras y la canela, mientras la máquina está en marcha. Sacar y reservar en un bol grandecito.

Mezclar la crema anterior con las claras montadas reservadas, siempre con movimientos envolventes con la espátula o varillas. Una vez bien mezclado, verter en el recipiente que tenemos preparado para el horno, previamente calentado.

Hornear durante 45 minutos, 170º C y cuando haya enfriado y desmoldar. El Gató o coca de almendra se presenta siempre dado la vuelta y con azúcar glas por encima, acompañado de helado de almendra.

Para hacer el helado de almendra en Thermomix, pulverizar el azúcar a vel. 10 durante unos 40 segundos, añadir la piel de limón y volver a pulverizar 30 segundos más. Añadir los demas ingredientes y triturar 2 minutos vel. 10.

Aceite de oliva español

El aceite de oliva es la esencia de la cocina española. Su olor, sabor y textura lo hacen imprescindible en cualquier mesa. España es el mayor productor mundial de aceite de oliva virgen extra y su calidad la certifica la existencia de 29 Denominaciones de Origen Protegidas.

Cada año, el aceite «Made in Spain» obtiene los mejores puestos en los ranking de los más prestigiosos concursos. Un ejemplo de ello es el World’s Best Olive Oil que ha hecho pública su lista de los 50 mejores aceites de oliva del mundo 2016 en la que figuran 37 aceites españoles.

La lista está elaborada a partir de los resultados de los mejores catorce concursos de aceites virgen extra, aunque, como en todo listado, siempre se quedan fuera excelentes productos como pueden ser en este caso los aceites de Castillo de Canena, Marqués de Griñón, Abbae de Queiles o Aubocassa.

Los diez ganadores

MuelOliva SL
MuelOliva SL

La lista está encabezada por el Aceite de Oliva virgen extra Venta del Barón, de la empresa MuelOliva SL afincada en la Subbética Cordobesa, en el corazón de Andalucía. Cuenta con un sistema único y exclusivo que permite la extracción del aceite sin la aportación de calor o agua al proceso. Consiguiendo mantener todos y cada uno de los atributos del aceite.

Parqueoliva Serie Oro
Parqueoliva Serie Oro

En segundo puesto ha sido para Parqueoliva Serie Oro del productor Almazaras de la Subbética que se caracteriza por ser -en la fase olfativa- frutado verde de intensidad media y en la gustativa dulce de entrada, almendrado verde, amargo y picante de intensidad media.

Morellana
Morellana

La medalla de bronce ha sido para el aceite Morellana de la empresa Sucesores de Hermanos López S.A. Es una producción limitada de 8.000 botellas y latas anuales, obtenido por extracción en frío con la mejor selección de aceitunas Picudo del paraje, Parque Natural de las Sierras Subbeticas.

Rincón de la Subbética - Hojiblanco
Rincón de la Subbética – Hojiblanco

En cuarto y quinto lugar aparecen el aceite de oliva de la marca Rincón de la Subbética – Hojiblanco de la productora Almazaras de la Subbética que se caracteriza en su fase olfativa por ser frutado verde muy intenso con multitud de matices mientras que en la boca, de entrada dulce, almendrado verde, amargo y picante de intensidad media.

Bravoleum Picual
Bravoleum Picual

En quinto lugar Bravoleum Picual de Explotaciones Jame SL. aceite que resulta perfecto para su consumo en crudo y para maridad con otros alimentos ya que resulta un excelente potenciador de sabor realzando todos los matices del plato.

En sexto lugar figura el primer aceite no español, se trata del italiano de la marca Ca Rainene Trefort del productor Arizona. Agr. Paolo Bonomelli.

En el séptimo y octavo puesto Finca la Torre Selección-Hojiblanco de Aceites finca La Torre SLU y El Empiedro de la productora SCA Olivarera La Purísima respectivamente.

Cierran el ranking de los diez primeros los también españoles Oro Bailén Reserva Familiar Picual de Galgon 99 SL y Vieiru Orgánica DOP Gata-Hurdes del productor Como Almazara Pontis

Aprende a hacer crema catalana

Ingredientes:

– 750 ml de leche entera
– 200 gramos de azúcar
– 50 gramos de maicena
– 6 yemas de huevo
– Piel de un limón
– Azúcar para adornar

Preparación:

Si nunca has preparado una crema catalana en casa, aquí vas a poder aprender a hacerlo paso a paso, para que la prepares de forma sencilla y el resultado sea el mejor. Sigue nuestras indicaciones y emplea los ingredientes que te indicamos para que puedas sorprender a tus invitados con este rico postre tan tradicional de nuestra gastronomía. Vamos ya con la receta, no pierdas detalle.

Vamos a comenzar esta preparación diluyendo en un vasito de leche la maicena, y una vez diluida la vamos a reservar para usarla más adelante. Por otro lado vamos a batir el azúcar con las yemas de los huevos, desechando las claras, que las puedes guardar para usar en otra receta si quieres. Usa unas varillas para mezclar bien los ingredientes hasta formar una pasta cremosa. Reserva esta mezcla también, la usaremos un poco más tarde.

En un cazo adecuado, colocamos el resto de la leche, y la vamos a poner a calentar. Agregamos a la leche la piel del limón, que primero lavaremos para quitarle la suciedad, y luego con un cuchillo bien afilado vamos a cortar la piel, con cuidado de sacar solo la parte amarilla, ya que la parte blanca del limón puede dar un sabor amargo. Cuando la leche comience a hervir, ponemos a fuego suave, quitamos la piel del limón y agregamos las yemas batidas con el azúcar, y batimos un poco para que se mezclen bien. A continuación añadimos el vaso de leche con la maicena y batimos hasta que la mezcla se espese bien.

Retiramos del fuego y vertemos en los recipientes individuales. Normalmente se emplean unos recipientes de barro muy característicos, pero si no tienes, usa otros distintos. Espolvorea una capa de azúcar por encima de los mismos, y con un soplete de cocina quémala hasta darle el color típico de la crema catalana, y deja enfriar en la nevera varias horas, para que se cuaje bien y se enfríe. Y una vez la sirvas, a disfrutar de este exquisito postre.

La auténtica paella valenciana

Ingredientes para 12 personas

  • 1 kilo y medio de arroz bomba, 1 pollo, 1/2 conejo, 1/2 kilo de “bachoqueta” (judia verde plana), 1/2 kilo de “garrofó” (alubia grande y plana). Opcionalmente, 6 alchachofas y 1/2 kilo de caracoles. Aceite, sal, pimentón, tomate triturado, azafrán y unas ramitas de romero.

Cómo hacer paella valenciana

Toda paella que se precie comienza por un buen sofrito. En una paella cuanto más grande mejor, se sofríe en abundante aceite el pollo, el conejo, las judías, las alcachofas y los caracoles (la que veis en la foto no tiene garrofó porque no es temporada y el congelado no es igual), sazonando con un poco de sal y pimentón hacia el final. Cuando esté bien dorado se añade el tomate triturado y se rehoga.

Con el sofrito listo se debe de añadir el agua. Las proporciones dependen mucho del fuego, del calor que haga, del grado de humedad y de lo grande que sea la paella, pero para comenzar, una buena proporción es la de añadir tres veces el volumen de agua que de arroz, aunque es la experiencia la que os hará ajustar y perfeccionar estas cantidades, que acabaréis haciendo a ojo, como hicieron la tía y la madre de mi novia, que eran las encargadas de esta paella (a pesar de que la tradición marca que sea el hombre de la casa el que la prepare).

Echamos ahora algunos troncos más al fuego para que suba de potencia y se haga bien el caldo durante 25 o 30 minutos. Es un buen momento de echar el azafrán o, en su defecto, el sazonador de paella (el más popular es “el paellador), que lleva sal, ajo, colorante y un poco de azafrán.

Luego añadimos el arroz “en caballete” (en diagonal) y lo distribuimos por la paella. Cocemos entre 17 y 20 minutos, aunque aquí el tiempo lo marca de nuevo el grano de arroz y la potencia del fuego, que debemos ir dejando consumirse. Tiene que quedar completamente seco y suelto. Mi recomendación para los primerizos es que tengáis un cazo con agua hirviendo al lado, por si hay que añadir agua. A mitad cocción también podemos poner unas ramitas de romero, que retiraremos antes de servir.

Por último, conviene dejar la paella reposar unos minutos tapada con un gran paño o papel de periódico –no es bueno porque con la humedad se puede liberar algo de tinta, pero toda la vida lo he visto usar– antes de servirla y recibir el aplauso de los presentos.

Degustación

Ya me gustaría a mi que me saliera la paella valenciana tradicional tan buena como a mi suegra. Esta que veis en las fotos estaba de infarto, con sus “socarraet” y todo (el arroz quemado del fondo), bien secundada por la buena compañía, una cervecita y previo baño en la piscina. Y es que no hay nada como un domingo con paella.

Pimientos rellenos con crema de tortilla

Ingredientes

  • 12 pimientos de piquillo
  • 2 patatas
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 3 dientes de ajo
  • 3 huevos
  • 1/2 cucharada de harina
  • 1/2 copa de vino blanco
  • azúcar
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • perejil

Elaboración

Para preparar la salsa de perejil, pela y pica los dientes de ajo y ponlos a dorar en una sartén con un chorrito de aceite. Añade 2 cucharaditas de harina y cocínala un poco. Vierte el vino blanco, mezcla y deja que se evapore. Pon las hojas de perejil en un vaso batidor. Cubre con agua y tritura con la batidora eléctrica. Cuela e incorpora poco a poco a la sartén, sin dejar de remover con la varilla.

Sazona, liga y reserva. Sazona los pimientos del piquillo y añádeles azúcar en la misma medida, para quitar la acidez. Ponlos en una placa para horno untada con una gotita de aceite. Hornea a 180ºC durante 8-10 minutos. Reserva.

Pela y pica la cebolla y ponla a pochar en una sartén con abundante aceite. Cuando esté dorada, pica el pimiento verde y añádelo. Pela y pica las patatas y agrégalas. Sazona y deja pochar. Escurre el aceite en un cuenco y reserva la sartén. Casca 3 huevos en un bol, sazona y bátelos. Incorpora la patata escurrida. Mezcla y cocina una tortilla en la sartén. Retira la tortilla a un bol y tritúrala con la batidora eléctrica. Pon la masa en una manga pastelera y rellena los pimientos.

Caliéntalos en el horno durante 2 minutos. Abrillanta los pimientos con el jugo que han desprendido en el horno.

Pon un poco de salsa de perejil en el fondo de cada plato y coloca encima 3 pimientos rellenos. Decora con una ramita de perejil.

Consejo

Cocinar con vino no tiene porqué suponer un problema para los niños, ya que el alcohol se evapora al hervirlo. Para dar color más oscuro a las salsas, cambia el vino blanco por el tinto.

Este es un plato de gran valor nutricional y fácil de masticar especialmente recomendado para las personas a las que les faltan piezas dentales, personas mayores o para quienes llevan aparatos correctores de ortodoncia y, por lo tanto, tienen dificultosa masticación.

Todos conocemos el valor nutricional del huevo. La ingesta diaria de un huevo aporta gran cantidad de nutrientes necesarios para estar sanos.

El huevo tiene colesterol, pero también tiene otras sustancias que nos protegen de ese colesterol: sus grasas insaturadas, el zinc, el selenio, las vitaminas A y E, la Vitamina B, la lecitina… Y todas estas sustancias nos protegen de las enfermedades cardiovasculares.

Podemos ingerir un huevo diario sin que esto suponga ningún riesgo cardiovascular para las personas sanas, siendo aconsejable en situaciones en las que el organismo tiene un desgaste extra, como es en el caso de los niños en crecimiento, gestación, lactancia y en las personas mayores para mantener la masa muscular.

El huevo aporta a estas personas proteínas de alto valor nutricional, con todos los aminoácidos esenciales y además son proteínas de fácil digestión.

El pimiento aporta minerales como el potasio, favoreciendo la diuresis y evitando la retención de líquidos. Esto lo hace muy interesante para los hipertensos y quienes tienen ácido úrico elevado en sangre.

Además tiene una gran cantidad de antioxidantes. Y su contenido en fibra contribuye a mantener sano el intestino, facilitando el tránsito intestinal y evitando el estreñimiento.

Para que el menú sea equilibrado, tomaremos de primero un puré de verduras a base de puerro, zanahoria, calabacín y patata; y de postre un batido de frutas.

Aprende a elegir una buena pata de jamón

1. LA CALA

Es la prueba definitiva para acreditar la calidad de un jamón ibérico. En las fábricas, antes de sacarlo a la venta, el calador hace tres incisiones en las articulaciones del jamón con una aguja muy fina y afilada, llamada cala, que suele ser de hueso de tibia de caballo o de vaca. Al extraerla, si el jamón ibérico está en su punto deberá desprender un olor agradable, intenso y penetrante.

2. ASPECTO

Antes del corte hay que observar el aspecto exterior del jamón: su forma, su pezuña, el color de la grasa externa… También se comprueba su dureza, que marca el punto de curación.

3. EL PESO

El óptimo de un buen jamón está entre 6 y 8 kilos.

4. LA PEZUÑA

Suele ser de color negro, aunque a veces puede presentar manchas blanquecinas.

5. LA CAÑA

La parte que sigue a la pezuña. Ha de ser fina. A menor grosor mayor pureza del animal.

6. VITOLA

Es la etiqueta que rodea la caña, con la marca del elaborador del jamón. Permite identificar al fabricante y su zona de origen.

7. CORTE EN V

El hueso pelviano o «violín» serrado a ras de jamón en su parte opuesta debe tener la piel cortada en V.

8. LA GRASA

Ha de ser blanda, de color amarillento en el exterior debido a los procesos oxidativos de maduración, y debe ceder bajo la presión del dedo.

9. VETEADO

La grasa que hay entre las fibras musculares proporciona el veteado, que debe verse claramente al cortarse el jamón. Es una característica que sólo se da en el cerdo ibérico. Debe distinguirse sobre todo en la maza y en la punta de la cadera.

10. OLOR

Equilibrado e intenso. Al ir cortando el jamón se liberan aromas ya que las grasas insaturadas tienen en el ibérico de bellota un punto de fusión muy bajo.

11. BRILLO

Algunos ácidos grasos del jamón ibérico se funden a una temperatura en torno a los 22 grados, proporcionando ese brillo tan característico que no hay en otros jamones. Al cortarlo, la superficie debe presentar un aspecto brillante, sobre todo en las zonas más profundas.

12. TEMPERATURA DE CONSUMO

Para disfrutar al máximo de un buen jamón, la temperatura de consumo debe estar entre 20 y 25 grados.

13. GUSTO

Es el conjunto de sabor y aroma. Dulce, salado, ácido, amargo y umami. En la nariz, matices y sensaciones variados.

14. JUGOSIDAD

La sensación que se produce al entrar el jamón en contacto con la lengua, el paladar, la mucosa y los jugos bucales. Al masticarlo el jamón libera su jugo, que en combinación con la sal ejerce un efecto estimulante sobre el flujo salivar. Esta jugosidad se debe a la grasa infiltrada.

15. EL CORTE

Debe combinar tocino y magro para obtener el máximo sabor. Se debe servir mezclando lonchas de diferentes partes para poder degustar los diferentes sabores. De un jamón de 6 o 7 kilos de peso se obtienen entre 40 y 50 raciones.

© 2017 Patatera

Tema por Anders NorenArriba ↑